LinkedIn para empresas

Cuando diseñamos una estrategia de comunicación digital, son pocas las empresas que se paran a analizar si realmente les conviene tener presencia en las redes sociales, o al menos, en las más populares (Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram…). Pues bien, si nos paramos a analizar esto debemos tener en cuenta que aporta cada red a nuestra reputación y ver sus ventajas para nuestro negocio. Veamos cuáles son los factores positivos que aportaría a nuestra empresa pertenecer a la red de LinkedIn

Ventajas de LinkedIn para tu empresa

  • Comparada con Facebook o Twitter, es una herramienta un 277% más efectiva a la hora de generar leads para la base de datos de la empresa, según un estudio realizado por HubSpot.
  • El 53% de las empresas business-to-business (B2B) ha obtenido uno o más clientes a través de LinkedIn, y un 22% en el caso de las empresas business-to-customer (B2C), de acuerdo con este mismo informe.
  • 8 de cada 10 usuarios de LinkedIn tienen 35 años o más, lo que los sitúa en la franja de edad interesante desde el punto de vista comercial.
  • El 55% de quienes buscan trabajo lo hace a través de LinkedIn, Facebook o Twitter, lo que puede ayudar a reducir costes en los procesos de selección de personal de la empresa.
  • El 83% de los marketers de B2B es usuario habitual de LinkedIn, porcentaje que se sitúa en el 51% cuando se trata de compañías B2C.
  • Finalmente, LinkedIn también puede dar buenos resultados a la hora de conseguir presencia en los medios de comunicación, ya que el 65% de los periodistas lo ha utilizado alguna vez como fuente de información.

Teniendo en cuenta estas ventajas, nos planteamos crear un perfil de LinkedIn para nuestra empresa, pero esto no es suficiente.

No sirve de nada tener presencia en LinkedIn (y en otras redes sociales) si no se presta atención a tres aspectos fundamentales:

  1. Establecer unos objetivos cuantificables. Hay que definir qué se quiere conseguir en LinkedIn, por ejemplo, alcanzar un determinado número de seguidores, poner en marcha un canal de atención al usuario efectivo, difundir los contenidos de la página web, captar registros para la base de datos, poner en marcha procesos de selección, etc.
  2. Actualizar periódicamente los contenidos. No tener una presencia activa en LinkedIn puede proyectar una cierta imagen de dejadez. Lo mismo ocurre si no se da una respuesta rápida a las dudas y quejas planteadas por los usuarios a través de esta vía. Es muy importante cuidar y mantener activo y actualizado el perfil de LinkedIn de tu empresa.
  3. Monitorizar los resultados. Se deben adoptar herramientas de analítica web para medir los resultados obtenidos en LinkedIn, si es necesario, para que el departamento de comunicación y marketing disponga de la información necesaria para cambiar de estrategia.

 

Más información en: www.inboundcycle.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =