La RSE se vuelca en la creación de empleo

Durante los últimos años, el desempleo ha sido la primera preocupación de los españoles, según el barómetro del CIS. Muchas de las grandes empresas españolas que integran la Responsabilidad Social Empresarial en su gestión no han sido ajenas a este drama y han desarrollado proyectos que estimulan la creación de empleo y el apoyo a emprendedores.

Como promulga la definición de RSE incluida en la Comunicación de la CE de 2011.  “Las empresas deben aplicar un proceso destinado a integrar las preocupaciones sociales”. Estas preocupaciones sociales van cambiando, exigiendo a la Responsabilidad Social una respuesta a las nuevas problemáticas colectivas que van surgiendo.

Por ello, durante los últimos años, la mayoría de las grandes empresas españolas han orientado su RSE hacia la estimulación del empleo y el apoyo de los emprendedores y en algunos casos, ese esfuerzo se ha enfocado en clave de alianza público-privada.

Las cifras son muy significativas: más de 360 entidades se han sumado a la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven 2013-2016 impulsada por el Ministerio de Empleo por la que 110.000 jóvenes han conseguido un trabajo por cuenta propia o ajena este año. Además, cerca de 100 organizaciones públicas y privadas se han unido a la iniciativa ‘Juntos por el empleo’ impulsada por la Fundación Accenture, Fundación Seres y Fundación Compromiso y Transparencia. Este proyecto ofrece consultoría gratuita, buenas prácticas nacionales e internacionales y networking. A través de ‘Juntos por el Empleo’ se ha creado el Observatorio de Empleo, que ayudará a realizar una predicción de la demanda futura de los colectivos más vulnerables, y Emplea +, una herramienta de medición y formación para el desarrollo de las competencias más demandadas.

AYUDAS A LA CONTRATACIÓN

Como decíamos, estos proyectos de RSE se centran en dos grandes frentes: ayudar a crear empleo y apoyar a los emprendedores. Dentro del primer grupo, una línea de trabajo destacada es el ofrecimiento de ayudas a las empresas para la contratación. Así, por ejemplo, el BBVA ha lanzado ‘Yo Soy Empleo’, un proyecto que ofrece ayudas directas de 1.500 euros por cada contratación que realice una pyme o autónomo. Gracias a esta iniciativa, se han creado 3.000 puestos de trabajo, el 80% de los cuales con contrato indefinido.

En una línea similar, la Fundación Mapfre cuenta con el programa ‘Accedemos’, que ofrece a las empresas 600 ayudas dirigidas a impulsar la contratación de jóvenes entre 18 y 30 años. La ayuda consiste en 3.000 euros —500 euros al mes— que servirán para la contratación de los jóvenes y se puede prorrogar otros seis meses más si la empresa se compromete a la contratación del trabajador de forma indefinida. El principal requisito para obtener estas ayudas es que las compañías estén dispuestas a contratar a estas personas por un período mínimo de seis meses.

CONTRATACIÓN INTERNA

Otra fórmula de acción social es aprovechar el gran potencial empleador de las grandes empresas para fomentar la creación de puestos de trabajo. Así, por ejemplo, Nestlé ha lanzado la iniciativa Nestlé needs YOUth, que ofrecerá 10.000 oportunidades de empleo para jóvenes europeos menores de 30 años entre 2014 y 2016. Para facilitar la transición entre la formación académica y el mundo laboral, la iniciativa cuenta con el programa Readiness for Work, que incluye asesoramiento profesional, talleres de elaboración de currículos y formación para entrevistas.

Por su parte, Vodafone España y Universia han puesto en marcha el programa Sales Discover Graduate Programme con el que pretenden facilitar el acceso a un primer empleo a los recién titulados en administración y dirección de empresas, informática e ingeniaría industrial o de telecomunicaciones. La empresa incorporará a los candidatos que resulten seleccionados a alguna de las áreas de la compañía con un contrato indefinido y les facilitará un plan de desarrollo de 18 meses, además del acompañamiento de un tutor.

Otra línea de trabajo son las becas o prácticas. Si bien no se trata de un trabajo fijo, se puede convertir en una vía para acabar obteniéndolo. Así, por ejemplo, en 2014 se lanzó la tercera edición de las ‘Becas Santander de Prácticas en Pymes’ para 5.000 universitarios. Cada beca cuenta con una aportación de 1.800 euros y tiene una duración de tres meses. El objetivo es complementar la formación de los estudiantes, acercarles al ámbito profesional, ampliar sus conocimientos y favorecer su contacto con empresas que podrían facilitarles su inserción en el mercado laboral.

EMPRENDEDURÍA

Otro gran campo de actuación de RSE es el apoyo a los emprendedores. Es el caso del Fondo de Emprendedores de Fundación Repsol. Se trata de una incubadora empresarial creada para proyectos de base tecnológica en el campo de la eficiencia energética en España. Desde su lanzamiento en 2011, se han realizado tres convocatorias del Fondo de Emprendedores.

Durante el proceso de incubación, el Fondo de Emprendedores presta a los proyectos seleccionados asesoramiento tecnológico, empresarial y legal, además de un apoyo económico que oscila entre 6.000 y 12.000 euros al mes (con una duración máxima de 24 meses). Todo ello les permitirá desarrollar su proyecto, adecuándolo a los requerimientos del mercado para hacer su empresa más atractiva a la entrada de capital. El Fondo también ayuda a los proyectos empresariales seleccionados en la búsqueda de capital, facilitando el acceso al mercado y los contactos empresariales con el sector inversor para impulsar su paso a la etapa comercial.

Por su parte, Sonae Sierra ha lanzado el concepto Flash Stores, una iniciativa destinada a apoyar a emprendedores y pequeñas empresas con ideas innovadoras que supongan una mejora en la oferta comercial de sus centros comerciales. Así, esta compañía ofrece locales en sus centros comerciales durante un máximo de seis meses en condiciones ventajosas, con el objetivo de que puedan probar si su modelo, producto o servicio funciona, ofreciendo la posibilidad de firmar un contrato de mayor duración con condiciones similares al resto de comerciantes una vez finalizado este primer contrato.

Esta iniciativa tiene cuatro modalidades distintas: Pop–up Store, que son tiendas para productos o actividades estacionales; Lounge, locales destinados a productos que requieren de una alta interactividad con el consumidor; Coop Store, espacios compartidos por varios comerciantes con una misma idea de negocio, donde pueden aprovechar sinergias, y Lab Store, locales para nuevos productos que necesitan ser testados. Hasta el momento, Sonae Sierra tiene siete nuevas tiendas bajo esta fórmula en España.

Unilever y el Cambridge Programme for Sustainability Leadership han organizado un nuevo concurso internacional con el fin de promover formas de negocio sostenibles entre las nuevas generaciones empresariales, que hagan frente a los principales problemas ambientales, sociales y de salud de la sociedad actual. En concreto, se premiarán aquellos proyectos que ofrezcan soluciones innovadoras, prácticas y tangibles, ya sea en forma de productos, servicios o aplicaciones en alguno de los siguientes ámbitos de actuación del Plan de Unilever para una Vida Sostenible: el agua, el saneamiento y la higiene, la nutrición, la escasez de agua, la emisión de gases de efecto invernadero, los residuos; la agricultura sostenible y las ayudas a los pequeños agricultores.

Los siete finalistas escogidos participarán en un programa on-line de desarrollo profesional durante un mes que finalizará con un taller de dos días en Cambridge, donde contarán con la ayuda de expertos para perfeccionar sus ideas. En una última fase, los elegidos serán valorados por un jurado en Londres, formado por dirigentes empresariales reconocidos, líderes sostenibles y destacados emprendedores. El ganador recibirá el Premio Príncipe de Gales al Joven Emprendedor para la Sostenibilidad, un premio en metálico de 50.000 euros y un programa de asesoramiento individualizado valorado en 25.000 euros. Los seis finalistas también recibirán un premio en metálico de 10.000 euros y un soporte de asesoramiento valorado también en 10.000 euros.

Pero ¿cuáles son las claves para dar el impulso definitivo a la emprendeduría en España?

Podemos decir que son imprescindibles las ayudas para las pymes (desde el punto de vista de la financiación, del fomento a la innovación, a su establecimiento, etc.), pero también es necesario que disminuya el número de trámites burocráticos a la hora de emprender un negocio y desarrollar entre los ciudadanos una mayor cultura del emprendimiento.

Por otro lado, aunque la Ley de Emprendedores supone una mejora notable, se echa en falta especialmente un impulso al emprendimiento social y una mayor complicidad con iniciativas promovidas desde el sector privado con el fin de aunar esfuerzos y aumentar el impacto.

Por último, canalizar la investigación en el mundo universitario hacia proyectos empresariales necesita un gran impulso, ya que el talento reside en el conocimiento y su gestión, y la universidad es el centro donde confluyen ambos elementos.

Fuente: www.corresponsables.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =